En un juicio que se centra en la caza furtiva de animales, el acusado era un cazador que se sorprendió cuando ella se dio cuenta de varios conejos. El interrogatorio de los acusados, como se requiere, ha sido presentada por el fiscal: —dime, ¿no es cierto que se han cazado tres conejos muertos? —habló el jefe del ministerio público. —Bueno, la verdad es que cuando los fugitivos fueron en la vida”, respondió el acusado.