Este volumen analiza el arte de la pintura y la escultura, después de la Edad Media: las nuevas formaciones sociales y su relación con las artes (patrocinio, órdenes de venta) y los principales movimientos de este período (el Manierismo, de la contrarreforma). Es dado en el texto de importancia decisiva para una explicación de esta práctica desde el punto de vista de la teoría, de ahí a la corte de una manera formal y temática de la misma y la inserción en el proceso y la dinámica social. Por otro lado, que el libro quiere dar una importancia capital para la historia del arte como una historia del gusto”, insiste particularmente en las partes y las decoraciones efímeras, palacios, jardines, coleccionables, etc