Un caso que, en la jerga de la unidad central, que se conoce como “podrido”: el principal sospechoso, un político local, cuya hija adolescente está saliendo con Ivan, fue juzgado y absuelto hace dos años.