Es un relato donde se cuenta la historia del jesuita Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang, Camboya es conocida en todo el mundo como “el obispo de las sillas de ruedas”, y aquellos que han trabajado con él durante años. Su autor, también jesuita, define su libro como una historia de amor.