José María García es la que crea el hábito de escuchar a la práctica del deporte en la cama. No es sólo que usted tiene un montón de seguidores es que se obtiene un programa que termina bien en las primeras horas a ser el más visto. La importancia que se da hoy a la radio, el deporte es, sin duda, una parte de su herencia.
Su popularidad y la influencia de llegar a hacer de él un líder de masas, capaz de marcar a la orden del día en el país. A escuchar a él, incluso aquellos que no se sienten un especial interés en el deporte. Millones de personas esperan con impaciencia el momento en el que el narrador comienza el programa con sus clásicos: “Buenas noches y saludos”. A partir de ahí, rara es la noche en la que un líder no es un luchador y salió de ella, con su particular lenguaje, en chupóptero o abrazafarolas.
Pero la historia de García es un hombre de su tiempo, una figura relacionados con la Transición, el protagonista en ciertos momentos clave de la historia reciente de España Como 23-F, la persona contradictoria, y disposiciones, un periodista admirado y temido, alguien que está tratando de crear un imperio de medios, y que, cuando crees que lo toque con sus dedos, parece ser traicionados por los políticos, un luchador nacido que va a ganar la batalla contra el cáncer. Su vida no había dicho a nadie. Hasta el día de hoy.